Aparador blanco

Un aparador blanco es algo que nunca pasa de moda y todos deberíamos tener alguno en nuestra casa, ya que va con todos los estilos y colores. Además un aparador blanco es super versátil dado que si quieres cambiarlo de lugar a otro espacio, puedes hacerlo tranquilamente sabiendo que ira fenomenal donde sea que quieras ponerlo.

Ahora te daremos algunos pequeños consejos sobre como elegir tu aparador blanco, que tamaño elegir, en que espacio colocarlo, como darle un toque personalizado y hasta como hacer que un aparador blanco divierta a tu hijo con detalles infantiles pero sin perder el estilo clásico y neutro!

Consejos para elegir tu aparador blanco ideal

¿Qué tamaño debes elegir?

Antes de elegir que aparador comprar, tienes que tener bien en claro cual va a ser el tamaño. Esto es lo más importante porque nos ahorrará posibles inconvenientes futuros, como por ejemplo que el aparador no entre o que quede chico para el espacio o para la función que lo queríamos realmente.

Por ello te recomendamos que tomes la medida lo más exacto posible, con una cinta métrica o una regla, pero si no tienes ninguna de los dos, hay un truco casero, que es medir con la mano, se hace tomando la distancia que hay entre los dedos pulgar y meñique, que son de manera aproximada unos 10 centímetros. Como no es una medida exacta porque los tamaños de las manos pueden variar o que haya un pequeño calculo en la medida, te recomendamos por las dudas, que a ese cálculo métrico manual que hayas hecho, le agregues entre unos 10 y 15 centímetros de mas por las dudas.

Color del aparador: blanco

Como te comentamos arriba, el aparador blanco es algo que no pasa de moda y queda bien en todos los ambientes, dado que es un color neutro que combina con todos los otros tipos de colores: fríos, cálidos y claros. Por lo que quedará bien y decorará cualquier habitación en la que decidas que ira el aparador.

Además del aparador blanco por si mismo decorar y darle luminosidad y amplitud al ambiente, podrás decorarlo tú también agregándole color con detalles, por ejemplo poniéndole porta retratos de distintos colores, o un florero con flores rojas y naranjas, o bien con recuerdos que hayas traído de tus diferentes viajes. Todo complementarán el aparador y le darán un toque único según tu estilo y lo que le quieras poner.

¿Dónde puedes ubicar tu aparador blanco?

Como no dejamos de decirte, el aparador blanco es realmente algo que va y combina con todos los estilos, ya que es super clásico y su color es neutro. Por lo que tu tendrás que decidir en que parte de la casa lo quieres, pero, acuérdate que por eso que te contamos, es que es tan versátil, por lo que si un día te cansas o lo quieres cambiar a otra habitación o cambiarle su uso, puedes hacerlo tranquilamente porque quedará todo alineado perfecto de igual manera.

El aparador cocina color blanco queda muy bonito y es algo clásico. Por lo general las cocinas no suelen ser el espacio más grande de la casa, es por lo que un aparador blanco es algo ideal, porque el color blanco aporta luminosidad y también logra un efecto visual de amplitud de espacio, es decir, que tu cocina se verá mas luminosa y espaciada.

Pero, si quieres un aparador salón, también quedará muy bonito, porque no solo como te comentamos arriba lograrás que tu salón se vea mas luminoso y espaciado, si no que además podrás darle tu propio estilo personal decorándolo con lo que quieras. Hay aparador blanco que son especialmente para salón y vienen con un espacio para poner la televisión por ejemplo y con algunos estantes para que coloques portarretratos, macetas de colores con flores o cactus, velas, sahumerios, lo que tu quieras, para que logres darle tu propio estilo a la habitación en si y que además puedas sentirte relajado y a gusto con tu salón.

Aparador blanco con detalles en madera

Hace unos años se puso muy de moda el aparador blanco pero con un estilo de aparador nórdico o vintage, es decir, al aparador clásico color blanco, se le agregó apenas algunos detalles o partes en madera, dándole un estilo más moderno pero a la vez siguiendo la línea clásica.

Los detalles en su mayoría son en madera, pudiendo variar la tonalidad de esta según el diseño o estilo que se quiera. Por lo general la parte frontal de los cajones suele esta hecha en madera o la parte superior del aparador. También las partes laterales en caso de elegir un aparador con vitrina. Todo dependerá de lo que más te guste y quieras para tu hogar.

También los detalles en madera pueden verse en las agarraderas de los cajones, siendo solo un detalle pero qué hace realmente la diferencia y realza el color blanco, pero siguiendo con el propio estilo relajado y clásico.

Tu estilo de aparador personalizado

Además del aparador blanco venir con algunos detalles en madera si así lo quisieras, también, en caso de que lo quieras todo blanco como te comentamos arriba, puedes agregarle tus propios detalles.

Por ejemplo algo muy común y que queda super mono, siguiendo con el estilo clásico es en el caso del aparador de niño, el cual colocas en la habitación de él, para que no sea todo blanco y darle un estilo infantil, a las cajoneras se les suelen poner las manijas con diseños infantiles, como por ejemplo agarraderas de dinosaurios, princesas, con figuras geométricas, de colores, con animales.

Esto hará que la habitación de tu hijo siga siendo clásica, con efecto de amplitud y luminosa, pero a su vez tendrá un estilo infantil adaptándose a lo que le guste a tu hijo, también lo ayudará a su estimulación. Por ejemplo, si le gustan los animales, mientras lo cambias, puedes pedirle que te vaya diciendo que animales tienen las manijas, o de que color es el cocodrilo. No solo decorará sino también que logrará entretener a tu hijo mientras lo cambias, algo que los niños lo ven como algo tedioso. Aprovecha y has que aprenda jugando!

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)